El sentido de la Historia y el Criptoanarquismo

– primera parte: el criptoanarquismo no es anarcocapitalismo.

 

El criptoanarquismo entonces entiende muy claramente lo siguiente:

 

El poder nos presenta una singularidad: una posibilidad en el futuro en el que la distancia entre el grupo de personas que tiene el poder y las personas que no tienen el poder sea insalvable. Hay una forma de explicarlo, con una pregunta, vale la pena sostener esta pregunta un tiempo antes de soltar el aliento: ¿Si tu descubrieras la cura para la mortalidad, la forma de traer la inmortalidad al hombre, la compartirías? Sí? No hay razón para pensar que todos los harían, menos aún para creer que los grupos que tienen el poder en este mundo lo harían … cómo sabes que no lo han descubierto ya? En el fondo de la pregunta, yace la razón escencial para el código abierto, la ciencia abierta (open-science), y el copyleft. La singularidad del poder podría venir de muchas diferentes maneras. Hans Herman Hoppe, Carl Marx, Hegel y otros reconocen la existencia de una lucha en la historia, y con ella, un posible descenlace. En mi opinión, es evidente. Qué ocurrió con los egipcios? su civilización terminó; llegó su némesis y su apocalipsis. Después de Shiva, viene el renacimiento, y de ella, una nueva realidad. El lienzo del tiempo y la Historia continúa. Sin embargo, algo se dirige inevitablemente hacia lo más complejo: del futuro jala hacia la complejidad, la entropía se desenvuelve ante nuestros ojos. ¿Qué será la humanidad dentro de trescientos años? Si sobrevive, será una evolución, y la teleología empieza a tomar forma dentro del pensamiento anárquico al enfrentarse el anarquista a la pregunta: ¿Quiénes sobrevivirián? Los hijos del Hombre serán los dueños de la Tierra. Y la eugenesia se vuelve un tema crítico. ¿El pueblo que habite la Tierra llegará a encontrar el punto Omega? ¿El nivel de complejidad de nuestra concienca será comparable al de Dios? El posible encuentro está presente en muchas mitologías. La Tierra es del Pueblo Elegido. Es posible que la gente que está en el poder, no quiera compartirla con la gente que no tiene poder. Es posible que las mafias que controlan el mundo, si encuentran la clave para la inmortalidad, no la hagan código-abierto. Es posible que la eugenesia nunca haya salido de la agenda. De hecho La Eugenesia siempre ha estado en la agenda. Así es como la descentralización del poder toma un caracter teleológico: Es cuestión de quiénes evolucionan. Si el poder queda centralizado, solo evolucionarán los que tengan acceso a la información.

El futuro quizás sea ocupado por los hombres que llevan el poder, el resto, fácilmente podría ser descartado. La Matrix es la visión ingenua de la trampa, súmenle algo de eugenesia y de selección natural – las máquinas no tendrían por qué conservarnos. Si la Matrix está siendo construida por seres humanos, de la misma manera, no tendrían por qué conservarnos. Somos ganado difícil de controlar. Ésta es su Tierra Prometida y ellos son el Pueblo Elegido, ¿Por qué compartirla con nosotros? Si la idea suena muy extraña, regresen a ver a la úlima gran guerra. Luego, regresen a ver a la anterior. El ajedrez del poder se desenvuelve sin que el hombre común importe. Así, el verdadero significado de la bombra de Hiroshima se puede vislumbrar: El poder es capaz de hacer eso. La hegemonía vale cualquier precio. ¿Qué está detrás de la Hegemonía? ¿Qué esta detrás del rayo de Zeús? Lo que está sobre la mesa es el curso de la conciencia. De Egipto solo queda un soplido. De los Neandertales, menos. ¿Qué será lo siguiente en disolverse?

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s